Despachos aduaneros
de importación

¿Qué es una importación?

Una importación se basa en la compra de bienes o mercancías a un país localizado fuera del territorio aduanero de la Unión Europea, de lo contrario se considera una adquisición intracomunitaria. Toda persona, sea física o jurídica, puede importar mercancía desde el extranjero a España o cualquier lugar dentro del territorio aduanero de la Unión Europea. Bastaría con tener un número de identificación fiscal a efectos del IVA y un número de registro sanitario RGSEAA en el caso de que los productos importados vayan a ser destinados para el consumo alimenticio.

Se puede comprobar si un NIF de terceros está censado a través del sitio web de la Agencia Tributaria; en el apartado “Comprobación de un NIF de terceros a efectos censales”. Mientras, el número de registro sanitario lo puede consultar en el enlace siguiente enlace, relativo a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición:

¿Qué normas de importación o comercialización se aplican a su producto importado en la UE?

Antes de proceder a importar cualquier producto desde un tercer país, es importante conocer las normas de importación y de comercialización para evitar contratiempos posteriores y evitar cualquier tipo de sanción por parte de las autoridades. Ciertos productos pueden estar sometidos a restricciones e incluso a prohibiciones si proceden de algunos países o zonas concretas. Estas medidas pueden ser temporales o permanentes en función de la política económica y comercial de la Unión Europea. En ese caso, en primer lugar, se deben tramitar las autorizaciones, licencias y permisos de importación ante los organismos responsables. De lo contrario, la Aduana puede imponer sanciones al importador y proceder a rechazar o a destruir la mercancía. Entre los productos sometidos a restricciones y revisiones destacan:

● Productos de origen animal.
● Semillas, plantas y vegetales.
● Medicamentos y cosméticos.
● Flores y plantas.
● Especies de flora y fauna protegidas.
● Residuos.
● Productos químicos.


Dentro de cada uno, la lista es larga y amplia. Por ello, una correcta clasificación según el sistema arancelario del producto es la única manera para identificar si necesita algún tipo de licencia. Se pueden realizar búsquedas de partidas arancelarias en la base de datos TARIC, disponible en la siguiente página de la Comisión Europea:

Dada la complejidad a la hora de identificar el código de las partidas, es recomendable consultar a un experto en la materia, dado que una mala clasificación puede significar sanciones, multas e incluso consecuencias penales y fiscales.

¿Qué aranceles e impuestos de importación se deben calcular?

Para que un producto pueda circular libremente en el territorio de la Unión, es posible que se deba pagar un importe de aranceles en el momento de hacer la declaración de la importación. La cuantía de este impuesto se determina en función de la naturaleza, el origen y el lugar de procedencia del producto. Por eso, al igual que ocurre para identificar las licencias y los permisos necesarios para la importación, la correcta clasificación permite conocer todo lo relacionado con las medidas arancelarias y otras medidas de protección aplicable.

En función de los acuerdos comerciales establecidos entre la Unión Europea y otros países terceros, y con el fin de favorecer la circulación de bienes y mercancías, a veces existe la posibilidad de beneficiarse de una exención a la hora de pagar aranceles; siempre y cuando se pueda acreditar el origen preferencial del producto mediante autorizaciones, declaraciones y documentos admitidos por la aduana. Entre ellos se pueden mencionar los famosos certificados EUR-1 y los certificados emitidos por la Cámara de comercio, aunque en la actualidad, con fin de simplificar y agilizar los procesos de certificación, cada vez más se utilizan otras formas como la del sistema REX o la del Exportador Autorizado.

El otro impuesto que se debe tener en cuenta es el IVA. Al igual que sucede en las compras nacionales, se aplican 3 tipos: el tipo impositivo general (21%), el tipo impositivo reducido (10%) y el tiempo impositivo superreducido (4%). El IVA se liquida en el momento de realizar la declaración de la importación. Eso sí, el cálculo de la base imponible se calcula sumando el valor de aduana de la mercancía, los aranceles, los derechos de importación, y otros gastos adicionales: transporte, seguro etc.

Existen otros tipos de impuestos especiales que se pueden exigir; los más conocidos son:

● Impuesto sobre el alcohol y bebidas alcohólicas.
● Impuesto sobre hidrocarburos.
● Impuesto sobre las labores del tabaco.

¿Cuáles son los requisitos técnicos y sanitarios, aplicables a su producto y cómo certificarlos?

Los requisitos pueden variar en función de la naturaleza de la mercancía. Aún así, casi la totalidad de los productos deben cumplir un mínimo de normas sanitarias y de limpieza:

Productos industriales. Deben poseer obligatoriamente el marcado CE para poder ser comercializados en el mercado de la UE. Este marcado indica que los productos han sido evaluados y cumplen con los requisitos legales. El fabricante o su representante legal son los encargados de ponerlos. El importador, por su parte, debe asegurarse antes de la llegada de la mercancía que la misma cumple con este requisito.

Productos alimenticios. Deben ser acompañados de certificaciones sanitarias y fitosanitarias expedidas por las autoridades competentes del país de procedencia. El certificado fitosanitario también es necesario para importar semillas, plantas, abonos etc.

Una vez estos productos llegan a la aduana de destino, en los puestos de control fronterizo se someten de nuevo a los distintos controles sanitarios, fitosanitarios o de calidad con el fin de emitir los certificados necesarios para completar la declaración aduanera de importación.

Dada la complejidad a la hora de identificar el código de las partidas, es recomendable consultar a un experto en la materia, dado que una mala clasificación puede significar sanciones, multas e incluso consecuencias penales y fiscales.

¿Qué documentos deben prepararse para el despacho de aduanas de importación?

Los documentos más importantes que se requieren para llevar a cabo una operación de importación son:

Autorización de despacho. Consiste en otorgar al agente aduanero la autorización para que realice del despacho de aduanas en su representación frente a la Agencia Tributaria. Este trámite se realiza telemáticamente en el sitio web de la Agencia Tributaria.

Factura comercial. Debe cumplir unos requisitos mínimos con relación a su contenido y forma. Tales son:

➔  Datos fiscales exportador (Razón Social, NIF y dirección).
➔  Datos fiscales del importador (Razón Social, NIF y dirección).
➔  Número y fecha de emisión de la factura.
➔  Precio unitario y total de la mercancía.
➔  Cantidad de unidades de la mercancía.
➔  Peso bruto y peso neto.
➔  Descripción detallada de la mercancía.
➔  Origen de mercancía.
➔  Partida arancelaria.
➔  Condiciones de entrega: INCOTERM® de la transacción según INCOTERMS® 2020.
➔  Condiciones de venta: “En consignación” o “En firme”.

Lista de embalaje (Packing list).

Certificados emitidos por organismos oficiales el producto cumple la normativa obligatoria sobre productos, como los requisitos de salud y seguridad, el etiquetado y el envasado.

Documentos de transporte. Pueden ser diversos en función de los medios utilizados para el transporte: marítimo (B/L), terrestre (CMR) o aéreo (AWBH).

Pruebas del origen preferencial exigidos por el país de importación para acreditar el origen de la mercancía. El tipo de documento solicitado será en función del acuerdo preferencial aplicado entre la UE y el país de destino.

Otros documentos y declaraciones. Dependiendo del origen y la naturaleza del producto, el importador debe estar capacitado para aportar cualquier tipo de documento que le sea requerido por las autoridades aduaneras.

¿Te ayudamos a preparar la documentación?